www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Aquellos relatos que mutaron a pinturas

El 31 de diciembre de 1902 finalizaba el año y con él, se extinguía la vida de Cándido López, un pintor argentino que había nacido en Buenos Aires, el 29 de agosto de 1840. Este sábado se cumplen 114 años de su muerte. Sus restos descansan en el Cementerio de Recoleta.

Había estudiado pintura y también fotografía, realizó retratos al daguerrotipo* y algunas pinturas al óleo entre las que podemos citar un retrato del General Mitre.

*El daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839, desarrollado y perfeccionado por Louis Daguerre (de ahí su nombre) y dado a conocer en París, en la Academia de Ciencias de Francia.

En 1865, al estallar la guerra con el Paraguay, se incorporó como voluntario en el Batallón de Guardias Nacionales “San Nicolás”, recibiendo el grado de teniente 2º. El 22 de septiembre de 1866, en la batalla de Curupaytí, es alcanzado por una granada que despedaza su muñeca derecha y parte de antebrazo. Esta situación lo obligó a reeducar su mano izquierda, para seguir pintando y así fue que durante la guerra realizó varios croquis que mostraban los campamentos y las batallas, desarrollando posteriormente una serie sobre la Guerra del Paraguay, pintada con su mano izquierda.

Su idea original era realizar al menos 90 cuadros de batallas pero alcanzó a pintar 58. En todos se observa una descripción minuciosa con detalles miniaturistas de los uniformes de cada uno de los batallones de la Alianza como así también del ejército paraguayo, de las armas utilizadas, de las tareas que se realizaban en los campamentos, los preparativos para cruzar un río e infinidad de situaciones. Su estilo cuadra perfectamente dentro del estilo naif.

El 22 de septiembre de 1872 se casó con Emilia Magallanes, con quien tuvo 12 hijos; en 1880 se establecieron en un campo de Carmen de Areco, que pertenecía a la familia de su esposa, y se dedicaron a tareas agrícola-ganaderas, pero sin abandonar sus actividades pictóricas. Sus últimos años los pasó trabajando entre Buenos Aires y Merlo, realizando naturalezas muertas (algunas firmadas como Zepol, invirtiendo las letras de su apellido) y algunos otros motivos.

López recién fue aceptado como pintor 69 años después de su muerte. En 1963, sus descendientes le donaron al Museo Nacional de Bellas Artes una colección de cuadros de batallas pintados entre 1891 y 1902 y un autorretrato de 1858. Pero la donación recién fue aceptada cinco años después y presentada al público en 1971; el interés que el autorretrato produjo consiguió variar sustancialmente el concepto artístico que se tenía de él.

En el Cementerio de Recoleta, en el Panteón de los Guerreros del Paraguay, puede observarse en el techo, un vitral que recrea las escenas de uno de los cuadros de Cándido López, recordando esa guerra.


www.conozcarecoleta.com.ar (2850) - Publicado: 31/12/16