www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

¿Discriminación o Derecho de Admisión?

Hace pocos días una pareja de lesbianas se encontraba en la Confitería La Biela, en el barrio de Recoleta, cuando un mozo se acercó a decirles que se estaban comportando de manera inapropiada, debido a que una acariciaba a la otra. Hubo un cruce de palabras entre ambas partes y posteriormente, fueron invitadas a retirarse del lugar.

Ese hecho generó que la pareja hiciera una denuncia por discriminación en la que quedó asentado que fueron echadas del bar por acariciarse. Eso generó alboroto y distintas opiniones. Por un lado la comunidad gay, que a pesar de los logros obtenidos, en cuanto a igualdad e inclusión, van por más y consideran que tienen derecho a prodigarse amor abiertamente y en cualquier espacio y por otro lado, los habitué de La Biela, una confitería emblemática del barrio, que siempre se caracterizó por ser un lugar coqueto y tradicional, al que asisten políticos, artistas, escritores y en general, porteños y turistas de buen nivel, que no ven con buenos ojos ciertas manifestaciones que deberían hacerse en el ámbito privado.

Lo cierto es que una de las protagonistas de lo acontecido, Belén Arena, también reiteró la denuncia en las redes sociales e incluso convocó a una protesta pacífica, frente a La Biela, citando a quienes adhieran a la misma para este lunes a las 20 horas.

La joven manifiesta que esperaba que alguien del bar la llamara para pedirle disculpas pero eso no sucedió...

El gerente de La Biela, Carlos Gutiérrez, dice que respeta el derecho de otros para manifestarse, y agregó: "Si ofendemos a alguien, le pedimos disculpas, pero éste no fue el caso. Les pedimos que respetaran el lugar y se enojaron. Armaron un lío cuando sólo queríamos respeto. Se estaban manoseando". Ante la consulta sobre si existió una recriminación porque se trataba de dos mujeres o si hubiera actuado de igual manera con una pareja heterosexual, señaló: "Atendemos a todo el mundo, sin preguntar por el sexo".

Quienes formamos parte de una sociedad debemos entender que hay ciertas reglas de convivencia que tenemos que respetar, cualquiera sea nuestra elección sexual y debemos actuar de una manera que no afecte a los demás. Si una mamá lleva a sus hijos a tomar algo a una confitería y al lado se sienta una pareja que comienza a manosearse, no está bien, sea del sexo que sea y es responsabilidad de los dueños del lugar hacer sentir cómodos a todos sus clientes, por eso aquel famoso cartelito que decía "La casa se reserva el derecho de admisión", pero claro está que ahora debemos cuidarnos de todo tipo de expresión porque existe una susceptibilidad extrema que realmente agota y parece que debemos soportar situaciones que no están bien para que no nos juzguen de discriminadores.


Rosita Fashion - www.conozcarecoleta.com.ar (2748) - Publicado: 05/09/16