www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

La Capilla Sixtina, en Buenos Aires

El miércoles 28 de Junio, durante la presentación en Roma del documental Mi idea del Arte, basado en un libro en el que el Papa Francisco expresaba sus preferencias artísticas, la presentadora, Bárbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, comentó que existe la posibilidad de que el año próximo podría exhibirse en Buenos Aires, una recreación de la Capilla Sixtina, que recorrería todo el país.

Gracias a las nuevas tecnologías, se realizó una reproducción desmontable de esa maravillosa obra, que Miguel Angel plasmó en los frescos de la Capilla Sixtina. Los realizadores capturaron un millón de imágenes de alta definición que fueron ensambladas y dispuestas en estructuras desmontables, para poder emplazarla en cualquier lugar. Tiene la ventaja de no requerir contenedores para el traslado, siendo necesario solo un pendrive.

capilla_sixtina

En junio de 2016, ya se probó en varias ciudades de México y fue todo un éxito: más de dos millones de personas la visitaron y quedaron maravillados. Esta recreación mide 27 metros de altura, 78 de largo y 36 de ancho. Ocupa una superficie de 510 metros cuadrados.

La idea surgió hace algunos años, cuando se comenzó a digitalizar el patrimonio cultural y archivos del Vaticano, con cámaras fotográficas de última generación y los realizadores decidieron comenzar por la Capilla Sixtina. Fue entonces cuando pensaron reproducir la capilla estampando las imágenes en telas perfectamente ensambladas en estructuras desmontables, que tienen ventajas para trasladarlas y emplazarlas.

El objetivo era llevar la Capilla Sixtina a la gente que no tiene la posibilidad de viajar a Italia, para que puedan disfrutar esta magnífica obra que recrea escenas del antiguo y el nuevo testamento.

Cabe recordar que la obra fue ordenada por el Papa Sixto IV (de allí el nombre de Sixtina) y se realizó entre 1473 y 1481 (los frescos se terminaron en 1482). Sixto consagró el templo en 1483. A su muerte, su sucesor Julio II convocó a Miguel Angel, que pintó la bóveda entre 1508 y 1512 y El Juicio Final, entre 1536 y 1541. Pero pasarían muchos años hasta que la capilla se convirtiera en la sede de los cónclaves, es decir, de la elección de los pontífices; eso ocurrió a partir de 1878 e incluyó la célebre estufa que con su humo negro y blanco avisa si hay o no nuevo Papa.

Habrá que esperar la confirmación para saber si será traída a nuestro país, algo que seguramente atraerá a muchos visitantes que querrán disfrutar de una muestra de tanto valor artístico y cultural.


www.conozcarecoleta.com.ar (2523) - Publicado: Jueves 29/06/17