www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Aniversario del natalicio de Evita

Evita nació el 7 de mayo de 1919, en la localidad de Los Toldos, provincia de Buenos Aires y fue bautizada como María Eva Duarte. Fue la menor de cinco hermanos, Blanca, Elisa, Juan, Erminda y ella. El próximo lunes se cumplirán 99 años de su nacimiento.

Tuvo una infancia y adolescencia muy humilde y como es sabido, su padre, Juan Duarte, tuvo vidas paralelas, una familia (la legítima) en Chivilcoy y otra ilegítima, en Los Toldos.

Todo cambió cuando Evita tenía 15 años y decidió viajar a Buenos Aires para dedicarse a la actuación, en teatro, cine y también radioteatro. En 1944 conoció a Juan Domingo Perón, cuando se hizo un acto para recaudar fondos para las víctimas del terremoto de San Juan. Con él se casaría en 1946 y a partir de allí tuvo una intensa actividad social, siendo además la impulsora de la ley de sufragio femenino, sancionada en 1947.

Evita, después de una delicada enfermedad, falleció el 26 de julio de 1952 y su cuerpo embalsamado se conservó durante un tiempo en el edificio de la CGT, hasta que después de la Revolución Libertadora, en 1955, que derrocara a Perón, fue "secuestrado", llevado y ocultado en distintos lugares de Buenos Aires y finalmente embarcado rumbo a Italia, para ser sepultada en un Cementerio de Milán, hasta 1971, cuando el cuerpo le fue devuelto al Gral. Perón, radicado en España.

Perón retornó a la Argentina y fue elegido presidente en 1973, pero falleció al año siguiente y su tercera esposa, María Estela Martínez, ocupó el sillón presidencial y fue quien hizo repatriar los restos de Evita, que descansan en la bóveda familiar, en el Cementerio de Recoleta.

Lo cierto es que ese cadáver viajero, tenía otro destino que pocos conocen, ya que al morir, su esposo, el General Perón, había contratado al escultor italiano Leone Tomassi para construir una cripta, en el lugar donde actualmente se encuentra la Floralis Genérica, en Recoleta. Iba a ser una especie de Altar de la Patria, coronado por una inmensa escultura de un descamisado, con el rostro de Perón, que tendría una altura de 143 metros (más del doble del Obelisco) y aunque se llegó a cavar el pozo, para su construcción, la obra fue interrumpida en 1955, por la Revolución Libertadora. Alrededor de dicho monumento se colocarían tres bellas esculturas de Tomassi que representan el segundo, cuarto y quinto movimiento de la Sinfonía Pastoral de Beethoven, que han sido emplazadas en el Jardín Botánico, en Palermo.

Una mujer tan amada como odiada, pero indudablemente reconocida en el mundo, a la que quienes tanto la han querido le rendirán un sentido homenaje, en el Cementerio de Recoleta.


www.conozcarecoleta.com.ar (2647) - Publicado: Lunes 07/05/18