www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

La propina, premio o castigo

En Argentina y en otras partes del mundo, se abre el debate sobre cuándo "premiar" al mozo y cuándo no. Cuánto ganan los trabajadores gastronómicos, según el barrio y qué dice la ley al respecto. ¿Cómo es el argentino a la hora de dejar propina?

La propina (del latín propinare, ‘dar de beber’) es una recompensa generalmente económica que se otorga como agradecimiento por un buen servicio y por el producto consumido.

En la mayoría de los lugares que brindan servicios, el cliente decide si da o no una propina y el monto de ésta.

En los últimos años en algunos países la propina se ha convertido en un pago obligatorio por algunos servicios, los restaurantes son el mejor ejemplo de esto. Sin embargo, al ser obligatoria haría que pierda el carácter de propina (aunque se conserve el nombre), al no ser voluntaria ya pasaría a ser un impuesto.

En Argentina y en otras partes del mundo, se abre el debate sobre cuándo "premiar" al mozo y cuándo no. Cuánto ganan los trabajadores gastronómicos, según el barrio y qué dice la ley al respecto.

¿Cómo es el argentino a la hora de dejar propina?
En nuestro país, es algo tácitamente establecido que la propina que debemos dejar es el 10% del costo de lo que hemos consumido. Sin embargo, aunque ya estamos acostumbrados a dejar propina, algunos dejan un porcentaje mayor, otros dejan menos y algunos no dejan nada.

El mozo debe ser amable, atento a lo que el cliente solicita y satisfacer sus requerimientos, siempre dentro de lo normal. Preocuparse porque todo esté bien y de esa manera “ganarse la propina”. Como en todos los rubros hay quienes son merecedores del premio y otros que están muy lejos de ganárselo.

En casi todos los restaurantes, los mozos cobran sueldos básicos y la propina es muy importante porque puede llegar a superar el monto del sueldo.

En los últimos años, debido a la crisis económica que vive nuestro país, muchos restaurantes, algunos muy importantes, han cerrado sus puertas por falta de clientes. Como es lógico, cuando el dinero no alcanza lo primero que se recorta son las salidas, entre ellas comer afuera que en este momento es un lujo para pocos ya que los precios están por las nubes.


www.conozcarecoleta.com.ar (2193) - Publicado: Sábado 23/02/19