www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Adiós al Buenos Aires Design, aunque seguirán abiertos los locales gastronómicos

Venció el acuerdo entre la Ciudad y las dos cámaras empresarias que mantuvieron abierto al Buenos Aires Design. Los bares y restaurantes de la terraza continuarán funcionando hasta que se elija un nuevo concesionario.

Buenos Aires DesignEl lunes 30 de diciembre venció la prórroga que habilitaba a dos cámaras empresarias a administrar el shopping mientras se avanzaba con una nueva licitación para concesionarlo. Los locales de muebles y diseño ya cerraron. Sin embargo, se llegó a un acuerdo para que los bares y restaurantes que funcionan en la terraza continúen abiertos hasta que se elija al nuevo adjudicatario.

El edificio nació como convento en 1732 y, después de una puesta en valor, en 1993 se convirtió en el shopping especializado en diseño y decoración Buenos Aires Design. Estuvo otorgado en concesión durante 25 años. Primero lo tuvo la empresa Pérez Companc y después, IRSA. Pero el 18 de noviembre de 2018 venció el contrato y las negociaciones para una prórroga no prosperaron. De hecho, el Gobierno porteño pretendía vender el edificio.

El shopping estuvo a punto de cerrar, lo que puso en riesgo 750 fuentes de trabajo. La solución llegó mediante un acuerdo con una pata pública y otra privada.

En diciembre de 2018, el Ejecutivo de la Ciudad firmó un Convenio de Permiso de Uso Precario y Gratuito con la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) y la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA). Ambas instituciones se comprometieron a ocuparse de la administración del Buenos Aires Design hasta que se resolviera la licitación.

"Nuestra intención fue dar una mano desde la institución para preservar tanto a los empresas gastronómicas instaladas en el Design como a los 750 puestos de trabajo -cuenta Ariel Amoroso, presidente de la AHRCC-. Nunca una cámara había tenido el manejo de un shopping, así que asumimos bastantes riesgos. Cada asociación puso un administrador, nosotros para que se ocupara de las terrazas y el CEMA para la gestión de los locales de muebles y diseño. Cada locatario pagaba una expensa para afrontar los gastos de seguridad y limpieza, entre otros. El Gobierno porteño nos acompañó en todo momento, a través del subsecretario a cargo de las concesiones, Juan Manuel Franchi. Y fue una experiencia increíble y novedosa de la que quedamos muy conformes".

El 5 de diciembre pasado, este convenio fue prorrogado hasta el lunes 30. Sin embargo, la licitación todavía no se resolvió. Primero, las nuevas condiciones de la concesión tuvieron que ser aprobadas mediante una ley de doble lectura en la Legislatura porteña. Y finalmente, en agosto, el Gobierno de la Ciudad llamó a una licitación pública nacional e internacional.

El nuevo contrato de explotación del edificio será a 15 años, prorrogables por otros 5, con un canon mensual base de $ 2 millones. Se permitirá que haya locales comerciales, gastronómicos y de diversión. Por otra parte, la concesión del estacionamiento con entrada por Junín 1801 será por cinco años.

Ya se hizo la evaluación de las ofertas técnicas y falta una segunda apertura de sobres, prevista para el 10 de enero. Hay cuatro oferentes: IRSA y las sociedades Fideicomiso Nuevo BAD, Ingeniería y Arquitectura y Hatzlajá S.A. Esta última, que gestiona el shopping OH! La Barra de Punta del Este, es la única que en su momento contó cuál es su proyecto para el edificio. Su plan es rebautizarlo como OH! Buenos Aires y enfocarlo a la gastronomía y el entretenimiento.

¿Qué pasará hasta que se vuelva a adjudicar el edificio? Los locales comerciales cerraron, pero seguirán abiertos los gastronómicos de las terrazas. Entre otros, están el Hard Rock Café, Mostaza, Starbucks, Almacén de Pizzas, Down Town Matías, Maldini y Aribau.

"El edificio ya no va a ser un shopping de decoración y diseño y va a haber una remodelación interna, por lo que los locales cerraron -explica Amoroso-. Pero las terrazas tienen protección patrimonial y no se pueden tocar. Ahí va a seguir habiendo bares o restaurantes. Era una picardía desmontar los negocios para que después otro tenga que volver a montarlos. Cuando llegue el nuevo adjudicatario decidirá cómo y a quién subalquila los espacios. Pero mientras tanto, lo que se decidió es que el Gobierno de la Ciudad le dé un uso precario al administrador, para que por ahora sigan los doce locatarios actuales, que tienen unos 400 empleados".


www.conozcarecoleta.com.ar (4428) - Publicado: Viernes 03/01/20 - Fuente consultada: Diario Clarin