www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Los vecinos pidieron justicia por el asesinato de Fernando

Ayer se realizó una conmovedora marcha en Recoleta, donde participaron familiares y vecinos de Fernando Báez Sosa, para reclamar justicia y una condena ejemplar para los asesinos detenidos en Villa Gesell.

Pedido de justicia por FernandoFrente al edificio donde vivía Fernando con sus padres, en Avenida Pueyrredón 1879, se reunió una multitud de amigos y vecinos que pedían cadena perpetua para los imputados por el homicidio del joven.

El hashtag #JusticiaPorFernandoBaez comenzó a ser tendencia en Twitter. Sumado a los carteles que pegó su novia Julieta Rossi, sobre la Avenida Pueyrredón al 1800, comenzó a viralizarse un flyer que convocaba a una “Marcha del silencio”.

Esto fue algo espontáneo. Si lo hicieron en Gesell. ¿Cómo no vamos a hacerlo en el barrio donde todos conocimos a Fernando?

Participaron ex compañeros del colegio Marianista, familiares, amigos y vecinos que se sumaron al reclamo con carteles pidiendo “Justicia” por Fernando.

Pasadas la seis de la tarde se rezó un Padre nuestro en voz alta y luego, en forma inmediata, se pidió “Justicia” y “Perpetua” para los asesinos. Hubo aplausos y los gritos de indignación por el aberrante crimen.

Algunas chicas que lo conocieron en el Colegio Marianista, cuentan que Fernando era muy buen alumno y gran compañero. “Si no entendías algo se ofrecía a explicarte”.

Padres de Fernando BaezSilvino Báez no pudo pronunciar el nombre de su hijo, irrumpió en llanto. Graciela, la madre de Fernando, estaba destruida, con los ojos cerrados y sosteniendo un cuadro de su hijo, en la puerta del edificio acompañada por su esposo y la novia de Fernando expresaba a los medios: “Estoy muerta en vida. Mi hijo me da fuerza para que se haga justicia" y agregó “Quiero justicia por mi hijo. Era servicial y luchador. Amaba la vida, nos amaba a nosotros. Confío en que se haga justicia”.

Graciela detalló: “Lo acompañé hasta la puerta. Lo despedí. Cuando me llamaron para decirme que había fallecido el mundo se me vino abajo. Pero debo ser fuerte y luchar para que esto no le pase a otros chicos". “Ahora Fernando es mi ángel. Quiero que bendiga a todos los hijos y a todas las familias para que no haya otro Fernando. El era mi luz y mi vida”, agregó.

Finalmente Graciela destacó “El país está conmigo. Fer se merece justicia. Sé que este momento es duro pero quería estar presente. Gracias a todos por acompañarme” y se retiró abrazada a su esposo.

Hubo cientos de velas encendidas. También gran cantidad de carteles que decían:

“Fueron 10 cobardes contra 1. Ahora somos 44 millones contra 10 cobardes”.

“Fernando puede ser tu hijo. Hoy todos somos el papá de Fernando. Justicia real”.

“Somos los que intentamos frenar las patadas que le dieron a Fer. ¡44 millones de Argentinos!”

Una chica compañera del secundario decía: "No alcanza con imputar a uno solo, el que haya dado el último golpe. Lo atacaron en grupo, lo golpearon en grupo y todos tienen que pagar por lo que hicieron".

Un vecino repetía una frase conmovedora: "estamos para enterrar a nuestros padres y no a nuestros hijos".


www.conozcarecoleta.com.ar (3049) - Publicado: Viernes 24/01/20